TECNOLOGIA 2022

La innovación aplicada a la actividad marítimo - portuaria 49 ción no. ¿Qué es lo mínimo que ha de cumplir un puerto para considerarse puerto inteligente? No está definido; no hay ningún modelo de certificación de Smart Ports, como sí que los hay de certificaciones ambientales, y eso facilita que haya quien se dice puerto inteligente porque ha introducido una mínima novedad (por ejemplo, una app para resolver o facilitar alguna gestión -y cito un caso que ha sucedido-). No; no es eso; convertirse en un Smart Port es un reto de gran envergadura; hay que tener una estrategia a largo plazo que va mucho más allá de lo que concierne a una autoridad portuaria puesto que se han de aunar diversos eslabones de la cadena logística y en particular de las empresas que operan en el puerto. Tengo el convencimiento de que la competitividad futura de los puertos españoles se jugará en la liga digital y de que, en consecuencia, los puertos que no se conviertan en Smart Ports perderán tráficos paulatinamente. Conscientes de ello son muchas las autoridades portuarias que están haciendo inversiones en digitalización, en infraestructuras digitales y en desarrollos; también hay proyectos de gran envergadura en terminales de diversos operadores (TIL-MSC, Noatum, BEST, CSP, APMT); consciente de ello también, el marco estratégico de Puertos del Estado apuesta por los Smart Ports: contiene siete criterios de actuación (eficiencia, conectividad, digitalización, innovación, sostenibilidad, seguridad y transparencia) y 16 líneas estratégicas y, aunque el desarrollo de puertos inteligentes puede impactar de forma positiva, directa o indirectamente, sobre todas ellas, es de destacar que tiene suficiente identidad propia como para que esté explícitamente recogido en la séptima línea estratégica “Administración portuaria digital. Puertos inteligentes y sincromodales”, directamente relacionada con el noveno Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU. Además, el programa Puertos 4.0, que tuve el honor iniciar con la primera convocatoria, aportará resultados propios de un Smart Port. Llegados a este punto puedo contestar a la pregunta de si todos los puertos españoles podrán convertirse en Smart Ports. En principio, por lo mencionado anteriormente, cuentan con muchas condiciones favorables para conseguirlo; podríamos decir que el viento sopla a su favor. Sin embargo, mi respuesta no es taxativa: es sí, pero. Podrán convertirse los que tengan una voluntad decidida para ello y obren en consecuencia. Ese obrar en consecuencia, además de dedicar inversiones y recursos, supone en muchos de los casos colaborar entre sí para evitar inventar la rueda o repetir fracasos; supone buscar alianzas para compartir experiencias, hojas de ruta y desarrollos dado que en muchos casos no disponen de personal especializado suficiente para abordar con garantías un desafío de tal magnitud (ni lamentablemente parece que lo vayan a disponer porque no se les dotarán las plazas necesarias si no cambian los criterios que utiliza la CECIR -de lo que hasta el momento no hay señal de que pueda suceder, más bien al contrario-). En definitiva, las iniciativas que se están dando desde Autoridades Portuarias, Puertos del Estado y empresas privadas pueden poner a nuestro país en la vanguardia del desarrollo de Smart Ports si se trabaja conjuntamente. Podemos conseguir que la respuesta a la pregunta planteada sea simplemente sí, sin pero que valga. En ello nos jugamos el futuro del sistema portuario español y yo, comprometido para siempre con los puertos, quiero poner mi granito de arena para conseguirlo trabajando como catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial desde la cátedra Smart Ports, creada entre la Universidad Jaume I y la Autoridad Portuaria de Castellón, con la involucración de Puertos del Estado y abierto a la de todas las Autoridades Portuarias y empresas que quieran unirse al desafío. Las iniciativas que se están dando desde Autoridades Portuarias, Puertos del Estado y empresas privadas pueden poner a nuestro país en la vanguardia del desarrollo de Smart Ports si se trabaja conjuntamente Francisco Toledo Lobo es licenciado y doctor en Matemáticas por la Universitat de València. Fue profesor de dicha Universidad desde 1985 hasta 1991, momento en el que se incorporó a la Universitat Jaume I (UJI), de la que es catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial desde 1998. Además, en esta Universitat fue rector en el periodo 2001-2010, vicerrector de Investigación y Planificación en 1997-2001 y vicerrector de Asuntos Económicos y Planificación en 1995-1997. En el ámbito logístico-portuario, Toledo fue nombrado como presidente de la Autoridad Portuaria de Castellón en septiembre de 2015, puesto que ocupó hasta febrero de 2020 cuando se incorporó al Ente Público Puertos del Estado como presidente de la entidad. Lideró Puertos del Estado hasta noviembre de 2021. Unos meses más tarde, se reincorporó a su puesto en la UJI, donde actualmente es profesor. Asimismo, es el director de la Cátedra Smart Ports.

RkJQdWJsaXNoZXIy NjQ1MTQ=